Uncategorized

Un poder diferente

Estábamos bajo el frondoso roble del patio trasero de la casa Canción Estrellada en Sedona, en las montañas de Arizona, donde la gente se reunía para escuchar al chamán contar las historias que contenían la antigua sabiduría de su pueblo. Sentados en mantas de colores repartidas por el césped, todos estaban contentos de formar parte de esa sencilla pero significativa ceremonia mágica y sagrada. La magia, en esencia, es la transformación; lo sagrado es todo aquello que nos hace mejores. Esos momentos proporcionaron posibilidades de cambio en todos los presentes. Canción Estrellada sólo contaba historias, nada más que eso. Sin embargo, tenían tal contenido que nos llevaban a reflexiones profundas, permitiendo una mayor claridad de visión, el movimiento inicial hacia la mejora del ser y del vivir. Siempre y cuando, por supuesto, la oportunidad sea bien aprovechada.

Como parte del ritual, comenzó golpeando su tambor de dos caras con ritmos suaves para enfriar la agitación interna. Ese día cantó una canción en un dialecto nativo, cuyo significado desconocía, pero la melodía me produjo una agradable sensación de calma. Esto permitía una mayor receptividad para la comprensión entre las líneas de las historias, esa parte que el narrador no contaba, pero a la que los oyentes llegaban. Entonces, Canción Estrellada narró: «Había una tribu muy antigua, que durante muchos inviernos fue gobernada por un jefe muy simpático e inteligente con un método peculiar para mantenerse en el poder. Dirigió la disidencia».

Ante la expresión de sorpresa de algunas personas, el chamán explicó: «La inteligencia y la simpatía, instrumentos típicos de la luz, son también herramientas de las sombras cuando no están involucradas con el amor. Y continuó: «Sin que la mayoría de la tribu lo supiera, instigó el desacuerdo entre sus miembros. Entonces se presentó como mediador para pacificar las relaciones, dejando la sensación de que era indispensable para el equilibrio de la tribu y el bienestar de todos. Poco a poco, la relación de dependencia creada en torno a él se hizo más fuerte, al igual que su poder para gobernar. Sin embargo, el resentimiento entre la gente también creció. El jefe promovió juegos y fiestas para distraerlos de la realidad que los envolvía y limitaba. Fueron momentos de mera euforia, una sensación que muchos confundieron como si fuera alegría o felicidad.»

«La admiración por el cacique se había convertido en el único punto en común de toda la tribu. O casi todo. Como en todas las aldeas de la época, en aquella también había un Consejo de Ancianos formado por hombres y mujeres respetados por su sabiduría adquirida y su amor sedimentado a lo largo de su vida. Se reunían en los equinoccios de invierno y verano, o siempre que surgía una necesidad mayor, para deliberar sobre la dirección de la tribu. Las decisiones debían guiar la administración de la aldea por parte del cacique. En los últimos tiempos, como reflejo de las emociones personales, pero sin que la gente se diera cuenta, el ambiente del pueblo se había vuelto muy denso y sombrío. A pesar de la abundante cosecha y la abundante caza, el descontento iba en aumento. ¿Insatisfacción por qué? Casi nadie pudo identificar la causa de tal malestar, aunque se dieron todas las condiciones materiales para que los días se disfrutaran de forma feliz y saludable. La vida en el pueblo era pesada porque las relaciones eran tensas. La tolerancia y la paciencia habían desaparecido; cuando esto ocurre la vida se estrecha. Las diferencias inherentes y enriquecedoras entre las personas se señalaban como errores o defectos; las dificultades se interpretaban como debilidad en lugar de verse como posibilidades de superación y evolución. La gente sentía una inexplicable necesidad de mostrarse fuerte. Quedaba la sensación de que nadie podía revelar ninguna fragilidad, ya que sucumbiría ante el juicio de los demás y, lo que es peor, en relación con su opinión sobre sí mismo.» Canción Estrellada hizo una pausa dramática y añadió: «Nadie quería admitir que era infeliz, que estaba perdido, cansado y vacío. Las virtudes eran vistas como debilidad; la humildad era una característica de los vencidos y sumisos. El valor se confundía con la agresividad, la sinceridad con la ofensa, el respeto con el miedo. El amor era cosa de tontos e ingenuos. Como se trataba de una fuerza nacida del odio y alimentada por el dolor, prevalecía el sentimiento de que ganaría aquel que consiguiera someter al otro, cuya voluntad prevaleciera sobre todas las demás. El más prepotente y arrogante sería el vencedor; el más fuerte sería el que más odiara. Sólo el orgullo y la ignorancia conceden este poder desastroso».

«Al comprender que las densas emociones habían llevado las relaciones entre los miembros de la tribu a niveles de tensión insoportables y, como consecuencia, la aldea se había convertido en una cruel prisión sin rejas, el Consejo de Ancianos se reunió y deliberó que debía elegirse un nuevo jefe. Un líder capaz de pacificar la guerra sorda que existía en el pueblo, ayudando a la gente a reconstruir sus relaciones, dando a cada persona el poder de dirigir su propia vida. Para ello, era necesario liberarse de las dependencias creadas por las sombras, vivir sin penas y descubrir el poder personal que proporcionan las virtudes. Según el Consejo, el verdadero líder es aquel que es capaz de hacer aflorar en cada persona lo mejor de su corazón.

«A medida que la evolución personal avanza, cada individuo debe convertirse en el líder perfecto de sí mismo, con la debida responsabilidad de desarrollar la capacidad de armonizar todas sus relaciones, ya sea consigo mismo o con todas las personas. Sólo esto nos integra con la Madre Tierra y nos permite ver el rostro del Gran Espíritu».

«Al conocer la decisión del Consejo, el cacique dijo que no se opondría a la propuesta de los sabios de la tribu. Varios miembros del pueblo se postularon para el cargo de jefe. En los días previos a la elección, los candidatos empezaron a pelearse entre ellos y el pueblo tomó partido por sus favoritos, intensificando el conflicto hasta que se produjo una gran pelea en el pueblo. Una vez más, se buscó al antiguo cacique para resolver el problema y declaró que la tribu no sobreviviría sin su liderazgo. Todo el mundo se calló y las elecciones se anularon».

«Los ancianos, miembros del Consejo, comenzaron a ser vistos con recelo y tratados con desprecio por el pueblo. Afirmaban que la filosofía de los sabios no se aplicaba a la realidad, a diferencia del pragmatismo del cacique que resolvía todos los problemas. Así que los ancianos prefirieron alejarse y se fueron a vivir a las montañas».

«Con el paso del tiempo, a pesar de la buena cosecha y de que la caza seguía siendo abundante, el pueblo entró en decadencia. En principio, en contra de la creencia dominante, la verdadera decadencia nunca está relacionada con cuestiones económicas, sino espirituales, que a su vez hablan fundamentalmente del amor y la ética. La ética, en definitiva, es dignidad. La decadencia no dialoga con la materia sin cerrar antes la puerta a los valores invisibles del espíritu, tesoros tangibles sólo para el corazón y palpables para la conciencia».

En ese momento me di cuenta de que Canción Estrellada había definido la ética, aunque brevemente, pero había olvidado el amor. No dije nada para no perturbar el progreso de la historia.

«Un día, el cacique se vio afectado por una misteriosa enfermedad y falleció. Desorientado, el pueblo ya no sabía cómo vivir sin su mediación, había olvidado cómo era posible vivir sin que alguien les dijera la dirección que debían seguir, lo que estaba bien o mal. Habían desaprendido sobre el poder de las elecciones y del amor. Se habían convertido en prisioneros de sí mismos por su incapacidad para pensar y sentir de forma diferente a como habían sido condicionados. Sin embargo, no pudieron entender y traducir esta idea en un pensamiento claro y sencillo. Perdidos por la ausencia de un liderazgo, los antiguos sabios fueron invitados a volver de las montañas para coordinar la elección de un nuevo jefe. Los sabios tuvieron dificultades para entrar en la aldea, no porque nadie se lo impidiera, sino por la densa atmósfera creada por tanto odio, dolor, enemistad, intolerancia e impaciencia. Energías ancladas en ese lugar tras una tensa convivencia de muchos años. Se celebraban ceremonias para disipar estas vibraciones adversas y malsanas, pero era esencial que las personas cambiaran sus propios patrones emocionales y cognitivos para que la energía predominante pudiera transmutarse definitivamente. Aunque el ambiente había mejorado, el pueblo no estaba curado, porque la mayoría seguía llevando dentro el rencor de un comportamiento, aunque dañino, todavía predominante en la forma de pensar y actuar. En resumen, en esencia, nada había cambiado».

«Ningún ciclo termina mientras queden restos de su obsoleta forma de ser y vivir. La voluntad de cambiar tiene que ser sincera, nacida en el seno del individuo, por la mirada clara que llegó a poseer, de la verdad que ya no quiere retroceder. No sólo impulsado por intereses circunstanciales y momentáneos, insuficientes para apoyar una transformación honesta. El discurso no es suficiente, son las elecciones las que encarnan las transformaciones».

Canción Estrellada miró a la gente sentada en la hierba y comentó: «¿Cuál es mi verdadera intención? Esta es la pregunta que debe guiar todas las elecciones y preceder a cualquier gesto. No te asustes cuando te encuentres con tus motivaciones superficiales, viles e interesadas. La verdad es que, cuando ocurre, es maravilloso. Aceptar las propias imperfecciones es la piedra primordial para las correcciones indispensables para la evolución. Lo contrario es la mayor de las mentiras, la que nos contamos a nosotros mismos, que nos aprisiona en el atraso. El sufrimiento siempre será el signo de un corazón que clama por cambios en sí mismo. El grito de un corazón que necesita aprender a amar más y mejor».

«El Consejo de Ancianos, de nuevo restaurado, sugirió que en lugar de elegir un nuevo líder, con poderes absolutos, se creara un colegiado para administrar la aldea; un grupo de personas que, a través de diversos puntos de vista, gobernara la tribu, proporcionando un mejor equilibrio entre las diferencias existentes. Destacaron que las diferencias son fundamentales porque, cuando se entienden y aceptan, unen a las personas, las integran y las componen. Las partes que sobran significan partes que faltan. Las partes que aparentemente no encajan en ningún sitio son las que la Perfección espera para completarse».

«Todos aplaudieron y aprobaron la idea. El grupo que formaría el colegiado fue elegido por todos los habitantes del pueblo. Parece que se ha logrado un gran avance. Sin embargo, al primer desacuerdo, las diferencias no se entendieron y volvió la discordia. Sin demora, uno de los miembros del colegiado encendió los ánimos de los implicados y luego se presentó para resolver el conflicto. Otras situaciones similares siguieron y se resolvieron de la misma manera. ¿Había vuelto una vieja práctica? No, de hecho, nunca había desaparecido. Antes de que cambiara la luna, el colegiado se disolvió y este miembro fue elegido como nuevo cacique, siguiendo las mismas líneas y métodos que el anterior. El veneno todavía estaba en la vena de la tribu».

«Los sabios advirtieron del peligro, pero no fueron escuchados. Así que volvieron a las montañas. Como todo es aprendizaje para que se traduzca en evolución, las siguientes lecciones necesitaban más rigor para que los alumnos inmaduros aprendieran. En las temporadas siguientes se produjo una grave sequía que hizo que la aldea pasara por un período de hambre, debilidad y necesidad hasta entonces desconocido. Los conflictos internos arreciaron y el poder del nuevo cacique fue llevado al límite de lo insoportable, generando mucho abuso y sufrimiento. Debilitada, no sólo por las dificultades materiales, sino sobre todo por los disturbios emocionales y las desavenencias personales impulsadas por intereses mezquinos y alimentadas por las sombras que crecen en esos momentos, una tribu nómada que pasaba por allí vio la oportunidad y atacó la aldea. Debilitado en sí mismo y por sí mismo, el pueblo fue derrotado y dominado por el enemigo. Los que no sucumbieron al ataque fueron llevados para servir como esclavos. Resignados y sin poder hacer nada más, desde lo alto de las montañas, los ancianos se limitaron a observar el destino al que se dejó llevar la tribu. El pueblo ya no existía. Sin poder entenderlo, sus habitantes habían tomado esa decisión».

Al final, hubo un gran silencio. Las personas sentadas alrededor del roble concatenaron sus ideas, tratando de entender todo lo que se había dicho y, sobre todo, la sabiduría que había entre las líneas de la historia. ¿Cómo podría la ficción ayudar a la realidad? Disgustado, un niño de unos doce años levantó el brazo. Canción Estrellada arqueó los labios en una leve sonrisa e hizo un simple movimiento con la cabeza autorizando el interrogatorio. El niño afirmó que la historia estaba equivocada, pues ese final no tenía sentido. Comprendió que los supervivientes de la batalla perdida se habían convertido en esclavos, como era habitual en el pasado. Sin embargo, sólo había sido el destino, impulsado por circunstancias externas ajenas a su voluntad, pues ni siquiera un loco tomaría una decisión tan absurda.

Por el murmullo que se había formado, pude ver que muchos adultos también pensaban como el chico. El chamán esperó a que volviera el silencio y preguntó a todos: «¿Cuánto del destino de cada uno de nosotros depende únicamente de nuestras elecciones y cuánto depende del Gran Misterio?

Las personas sugirieron diferentes porcentajes, ya sea como resultado de decisiones personales o de las imposiciones del Azar, influyendo en el destino de cada individuo. Sin embargo, hubo un consenso: es imposible tener control sobre todos los acontecimientos. Canción Estrellada reflexionó: «Es cierto, pero tampoco es verdad». Se le pidieron más explicaciones. Lo hizo con gusto: «Todos los hechos sobre los que no tenemos control, como algunos desastres o enfermedades, solemos llamarlos destino o karma. Era parte de mi destino, no tenía forma de evitarlo, dicen. O incluso, sucedió porque era mi karma. Pues bien, el destino o el karma no son más que las cartillas del aprendizaje personal. Elecciones que en algún momento, aunque no esté claro en la memoria, no se hicieron y necesitan comprensión y corrección. Todos somos viajeros hacia la luz, incluso aquellos que aún no aceptan el viaje o se niegan a corregir la ruta. Así, el aprendizaje que no se completa en una existencia se transfiere a las siguientes. Esto explica muchas tragedias, sobre todo cuando se trata de niños indefensos. Esta explicación no exime a nadie de luchar firmemente contra el mal, pero aporta comprensión sobre la existencia de algunos hechos desagradables y aparentemente inexplicables. El Gran Misterio no funciona con hipótesis de suerte y mala suerte».

«La mayoría de la gente ha oído hablar de la Ley Cósmica del Retorno. Cada pensamiento o gesto provoca una reacción igual en sentido contrario. Algunos prefieren olvidar esta regla inexorable bajo el pretexto de intereses menores e inmediatos. Son aquellos a los que les gusta engañarse a sí mismos. Muchos la temen como si fuera una ley de castigo. Son los que ignoran el significado mayor de las estrellas. La Ley del Retorno es una poderosa fuerza de equilibrio que existe para mantener la armonía del universo. Es la Ley de los Guardianes porque es una ley educativa que enseña sobre la justicia, la dignidad y el amor. El mundo te abrazará en la medida en que abras tu corazón. ¿Quieres amor? No tienes que pedirlo, sólo ofrecerlo.

Una mujer interrumpió para decir que muchas personas se negaban a recibir el amor que ella deseaba dar. Canción Estrellada estuvo de acuerdo: «Sí, sucede todos los días, pero no puede convertirse en un impedimento para que sigas sembrando tus más bellas flores por los desiertos del mundo. Muchos otros están ansiosos y necesitan su amor. A los que se niegan, entiendan que aún no están preparados para experimentar la miel de la vida. Le recomiendo que tenga paciencia. Sólo tienes que poner límites para que no te maltraten y, si es necesario, alejarte el tiempo que haga falta. Cada persona tiene su propio ritmo de viaje: la conciencia marca el paso y el corazón dicta el ritmo del caminante. Pero tenga cuidado de no negarse a tender la mano cuando sea necesario. Sé siempre una luz en la oscuridad, pero acepta que muchos siguen prefiriendo quedarse en la oscuridad. Recuerda el movimiento de los ancianos, que se fueron a la montaña, volvieron al pueblo y se fueron de nuevo a la montaña por respeto a sus propios principios y valores».

              «Sin embargo, nunca intentes engañarte a ti mismo. Esto equivale a tratar de engañar en vano al Gran Misterio. Comprender la verdadera intención detrás de cada gesto. ¿Cuántos gestos de aparente misericordia no esconden ideas torpes de culpabilidad, deseos insensatos de dominación o el afán de acariciar el propio orgullo de sentirse más grande que los demás? Por nombrar sólo algunas de las innumerables posibilidades. Hizo una pausa, miró a las personas sentadas en el césped y añadió: «No me contesten, es una pregunta que cada uno de nosotros debe hacerse cada día. Aunque toda ayuda es bienvenida, sin amor la misericordia no es perfecta. Comprender las propias intenciones es una forma segura de llegar al núcleo de uno mismo, de mirarse en el espejo perfecto y de despojarse de las cáscaras que aún le impiden disfrutar de un poder grande y diferente. 

El mismo chico interrumpió al chamán para preguntar a qué poder se refería. Canción Estrellada sonrió ante la osadía del chico, luego frunció el ceño y explicó con dulzura: «Al igual que en aquella aldea del cuento, estimulamos y ejercitamos en nosotros mismos el poder que nos hará más fuertes. Todo el mundo quiere ser fuerte y no hay nada malo en ello. Sin embargo, creemos que este poder está ligado a la dominación de la voluntad ajena, a la supremacía de nuestros propios intereses, a la hegemonía de nuestras ideas, al miedo que la gente siente por nosotros. Así, el más fuerte será el que más odia, el orgulloso que más brilla, el vanidoso que más se aplaude, el prepotente que impone el mayor sometimiento, el testarudo que reacciona agresivamente ante el mundo cuando su verdad no es aceptada. Por supuesto, todo esto se disfraza con discursos adecuados para atenuar la responsabilidad, defraudar la conciencia y silenciar el corazón. Sin embargo, incluso sofocado o ignorado, el amor nunca muere. Es manso, sereno, claro, ligero y tranquilo. No hace ruido, no llama la atención. Comprende las dificultades, comprende con profundidad, abraza sin aspavientos, abraza sin interés, no pide ni exige nada. Cuando se utiliza como camino, permite al caminante penetrar en fortalezas hasta ahora inexpugnables y le hace capaz de encender la luz desconocida para mostrar las maravillas ocultas del mundo y la belleza radiante de la vida. Seguiremos siendo esclavos de las tribus nómadas de las tinieblas mientras neguemos lo evidente: la verdadera fuerza y el poder nunca serán del que sienta más odio, en cualquiera de sus múltiples variantes, sino del que aprenda a amar más y mejor.»

               El silencio reinaba en el césped de la casa de Canción Estrellada. Profundamente conmovida, la gente se despidió con gratitud por la mañana iluminada que le proporcionó el chamán. El sábado siguiente se repetiría la sesión. A primera hora de la tarde, lo encontré sentado en su mecedora en la veranda. Estaba preparando su pipa indefectible con un horno de piedra roja, mientras miraba al cielo observando la llegada silenciosa de las estrellas. Me senté en el sillón de al lado. Sin decir nada, encendió el humo, dio unas cuantas caladas y me miró como si supiera que quería hablar. Recordé que durante la narración de la historia había olvidado definir el amor. Le pedí que lo hiciera en la breve duración del vuelo de un águila. Canción Estrellada arqueó los labios como si lo hubiera estado esperando, y entonces afrontó el reto: «El amor es comunión». Y terminaba: «La indispensable unión común con uno mismo para poder realizar una unión con lo que mejor tenemos y en común con el mundo entero».

                Tuve la extraña sensación de que la estrella más brillante de la noche, en ese instante, sonrió a Canción Estrellada.

Gentilmente traducido por Leandro Pena

2 comments

Juan Montilla mayo 22, 2022 at 2:12 pm

Hermoso! Excelente, gracias por compartir!
Hay una corrección a realizar: en el texto dice literalmente «equinoccios de invierno y verano» y me generó duda en si realmente se referían a los solsticios de invierno y verano o a los equinoccios de primavera y otoño

Reply
Ale mayo 31, 2022 at 8:03 am

Hola que tal c: buen dia, muchas gracias por compartir mi buen c; saludos y bendiciones

Reply

Leave a Comment